Domingo 24th junio 2018,

Educación y Familia

Ξ Deja tu comentario

La odisea de ser padres de un adolescente

posted by Vicente
La odisea de ser padres de un adolescente

Por Jordi Royo

 

     Ser padres de adolescentes requiere cierto aprendizaje. La primera lección es saber qué mundo viven, qué les influye. Además, no dar nada por sabido y estar dispuesto a ser los mayores de la casa.

     Los adolescentes son aquellas personas que, por más que han cambiado de aspecto, e incluso de intereses, mantienen aún vivos rasgos y comportamientos propios de la niñez. Este largo período de tránsito, al menos en las sociedades del bienestar, entre la infancia y la edad adulta nos ofrece por sí mismo una idea de cambio, de indefinición y, en consecuencia, de conflicto. La realidad es que, en múltiples ocasiones, los adolescentes no se comprenden a sí mismos y, sobre todo, tampoco son comprendidos por sus padres y los adultos de su entorno inmediato.

     Resulta muy difícil hablar de la adolescencia como un ente abstracto. Más que adolescencia, existen los adolescentes. En un extremo encontramos chicos y chicas que podríamos calificar de normativos, que tienen un rendimiento académico adecuado, realizan actividades extraescolares de tipo cultural, social o deportivo, no adoptan conductas de riesgo como consumo de drogas, abuso de Internet, trastornos de alimentación, conductas de violencia, comportamientos sexuales de riesgo, tienen amistades y relaciones emocionales constructivas y mantienen con los padres y los adultos en general una relación cordial. En el poso opuesto se sitúan los conflictivos: fracaso en la escuela, incluso expulsados del sistema escolar, in interés por realizar actividades culturales, sociales, deportivas, con comportamientos de riesgo, amistades peligrosas y cuya relación familiar es cada vez más ausente o se ha convertido en la extensión de un campo de batalla.

Los tiempos no están cambiando: ¡Han cambiado!

     Estos nuevos adolescentes experimentan los cambios propios de esta etapa evolutiva, pero a la vez tienen que librar una singular batalla con los cambios profundos de una sociedad en permanente estado de Transform.-mación. La familia ha dado paso a diversas estructuras organizativas. La escuela se debate en un binomio, que parece irreconciliable, entre la acción de educar y la de limitarse a transmitir conocimientos.

     La religión se ha convertido en periférica en un Estado laico y se diversifica, constantemente, en diversas confesiones. Y, finalmente, el Estado parece cada vez más sujeto al pulso de unos partidos políticos más preocupados por sus rendimientos electorales que por su liderazgo moral y pedagógico de la sociedad a la que pretenden representar. Según los datos aportados por el Instituto de la Juventud (Injuve) y la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), seis de cada diez españoles de entre los 15 y los 24 años manifiestan estar desinteresados por la política y el compromiso social, y sólo el 3% de ellos declara pertenecer a una organización política, religiosa, sindical o social.

     La adolescencia en las sociedades del bienestar es una etapa cada vez más larga, puesto que de forma progresiva se inicia cada vez con más antelación –dejando prácticamente sin espacio a la pubertad– y se acaba más tardíamente. Se trata de chicos y chicas de talante consumista y capaces de marcar nuevas pautas de consumo que influyen sensiblemente en los gastos de sus familias, lo que les ha convertido en un objetivo de las principales marcas comerciales. Los nuevos adolescentes no experimentan sólo, como en generaciones anteriores, una transformación de su cuerpo, un potente desarrollo hormonal y la adopción de comportamientos impulsivos, sino que son una nueva realidad económica, puesto que sólo aparecen en economías prósperas. Se han convertido en consumidores punteros, entre otras, de determinadas formas de ocio y de entretenimiento. Estos adolescentes fascinados por el consumo no son sólo hijos de familias de clase alta, hoy han ampliado notablemente sus fronteras: se trata también de los hijos de la clase media e incluso de familias menos favorecidas, laboralmente desocupados pero que disponen de recursos económicos.
Exigirán móviles de última generación, vehículos de motor, ropa de marca, financiación para sus actividades de ocio, cirugías plásticas… y muchos de ellos también drogas. Ellos y ellas serán los protagonistas de nuevos fenómenos sociales como el del ocio inacabable de las noches del fin de semana, con la aparición de nuevos locales nocturnos, las fiestas alternativas de ubicación diversa y cambiante o las concentraciones urbanas organizadas vía SMS como los botellones. Son técnicamente los hijos de internet y, como consecuencia, la generación de adolescentes más informada que jamás haya existido –al menos con respecto a los artículos y productos de consumo–. Los nuevos adolescentes ya no son invisibles o inaudibles como en las generaciones anteriores, sino que se han convertido en nuevos ciudadanos y a la vez en los fundadores de una nación digital.

     No les gusta pasar demasiado tiempo en casa, y cuando lo hacen habitan básicamente en su cuarto. Sus habitaciones se han transformado: disponen de móviles, televisión, vídeo, audio, videoconsolas, internet y, en algunos casos, incluso nevera y microondas. Estos recintos privados se han transformado en verdaderos apartamentos de alquiler gratuito dentro de la vivienda familiar. Las habitaciones en línea han generado un nuevo estilo de vida familiar caracterizado por la existencia de unos hijos cada vez más próximos con el mundo lejano y más distantes de sus propios padres y familiares.
     Su afición por hacer y tener dinero es progresiva; será probable que muchos de ellos se acostumbren a tener sus negocios –a veces legales, y otras ilegales, como por ejemplo la venta de hachís y marihuana–, y en general a buscar formas de hacer dinero fácil. Saben que sus padres no esperan de ellos comportamientos de corresponsabilidad familiar, apenas que realicen algunas y pocas tareas domésticas, y que su única obligación será aprobar el curso.

     Ser hoy adolescente es formar parte de una nueva cultura imperante donde el valor del esfuerzo se ha sustituido por el del ocio. Alrededor de los 15 años se acentuarán unos condicionantes sociales que potenciarán la tendencia al consumismo, a la explosión del hedonismo y al egocentrismo.

La juerga ininterrumpida, los amigos y, por lo tanto, la intensificación de la vida de grupo, y los conflictos familiares se convertirán en tres variables centrales de carácter interclasista.

Con el amor no es suficiente

     Los padres del adolescente también han cambiado. A menudo tienen la sensación de que, hagan lo que hagan, no sale bien; que su hijo adolescente adopta por sistema una actitud oposicionista; que las probabilidades de error y de conflicto son mayores y, por lo tanto, la tentación de abstenerse en su función de padres, a causa de una pretendida paz familiar, aumenta y la predisposición por comprender a su adolescente disminuye.

     Haber tenido éxito como padres de un niño o niña no presupone, necesariamente, tenerlo como padres de un adolescente. Ahora, los hijos adolescentes precisarán de tanto o más tiempo por parte de sus padres que cuando eran niños. Pero sus padres no lo tienen. La vivencia de un determinado sentimiento de culpa por pasar más tiempo en el trabajo que con sus hijos será una de las variables determinantes en la transformación de las relaciones paternofiliales, que se ha convertido ahora en una dictadura de la negociación continuada. Los conflictos básicos en las familias de los nuevos adolescentes se producirán por un bajo rendimiento académico, la inhibición en el reparto de las tareas domésticas, la exigencia de dilatar los horarios, los incumplimientos de los pactos acordados, la negociación continuada relacionada con el dinero y con su destino (las pagas, los extras, los premios), la excesiva dedicación a formas de ocio paralizantes (televisión, móvil, internet, etcétera).

     En muchos casos, estos conflictos se agravan cuando los hijos empiezan a mostrar verdaderos comportamientos de riesgo. La lista incluye desde conflictos escolares, consumo de drogas, restricciones alimentarias, déficits del sueño, actuaciones agresivas, respuestas irritables, hasta abuso de internet, compras abusivas, comportamientos de riesgo de carácter vial o sexual.
     La tendencia es evitar el enfrentamiento directo, en el cual los padres se saben perdedores, y por lo tanto ceder a sus pretensiones. Intentarán por todos los medios, incluso a base de regalos, premios y viajes al extranjero con la pretendida finalidad de enriquecimiento idiomático, estimular a los hijos desmotivados para que no abandonen sus estudios. El resultado de estas continuadas concesiones es incierto, y en general desafortunado, ya que no se logra el objetivo fundamental de los padres, que no es otro que la reconducción de su hijo/a hacia el aprovechamiento escolar y la convivencia familiar pacífica. Al contrario, en demasiadas ocasiones se acentúan los problemas.

     Algunos padres experimentan verdaderos síndromes de Estocolmo y son emocionalmente secuestrados y, en algunas ocasiones incluso físicamente maltratados por sus tiránicos hijos, como lo prueba el aumento progresivo, en los últimos años, de padres que presentan contra sus hijos denuncias por malos tratos. El silencio y la resistencia de los padres a denunciar su situación, o a vencer sus sentimientos de culpa y de vergüenza, son respuestas mayoritarias que enmascaran un fenómeno creciente que no es explicable sólo desde la variable trastorno mental de los hijos.

     También es cierto que muchos padres de adolescentes experimentan en esta etapa momentos difíciles derivados del sentimiento de culpa que genera las muchas horas que ambos progenitores dedican al trabajo, el pago de las hipotecas, el escaso tiempo de ocio, el aumento de tiempo que requieren otros miembros de la familia; sin olvidarnos de las turbulencias emocionales que los progenitores pueden experimentar en su propia relación, tanto si conviven como si no, y, en este último caso, se deben tener también muy en cuenta las dificultades de acoplamiento que se pueden derivar de la irrupción de nuevas relaciones emocionales en cada progenitor. En este sentido, los comportamientos de riesgo del hijo adolescente pueden ser causa o efecto del propio malestar de los padres y en todo caso pueden desatar un mecanismo de retroalimentación en el que es posible que todos pongan de manifiesto lo peor de cada uno.

     Quizá los valores de los actuales adolescentes no difieren demasiado de los adoptados por los adultos de las sociedades del bienestar. Como dijo el profesor José Luis López Aranguren, “la juventud retrata siempre, con trazos fuertes, la sociedad global, la cual, por su parte, no siempre gusta verse así retratada”.

Dos decálogos para afrontar la edad del cambio:

     Una idea clave es aprender a escuchar reflexivamente lo que dicen y lo que querrían decir los hijos. Para este fin se debe evitar y a la vez potenciar los siguientes comportamientos:

Evitar
• Dar por seguro que somos buenos padres de adolescentes.
• Rehuir la idea de que nuestros hijos no pueden tener problemas como drogas, trastornos de alimentación, comportamientos violentos, gastos abusivos, conducciones temerarias, relaciones sexuales de riesgo, etcétera.
• Ser incoherentes: lo que hacemos como padres debe ser consecuente con lo que recomendamos.
• Precipitarnos en nuestros juicios.
• Manifestarse desde el autovirtuosismo.
• Dar demasiados consejos o pretender tener todas las respuestas.
• Criticar comparativamente con respecto a los propios hermanos o a otros adolescentes.
• Ridiculizar: sus valores, gustos, aficiones, estéticas, etcétera.
• Tomar a la ligera sus problemas (amistades, relaciones emocionales, conflictos, etcétera).
• La habitación en línea: facilitar un microapartamento dentro de la casa familiar.

Potenciar

• Un nuevo aprendizaje: ser padres de adolescentes.

• Estar al día de los problemas reales que viven los adolescentes de la sociedad del bienestar.

• Poner límites (salidas nocturnas, horarios intempestivos, tareas domésticas, gastos abusivos, ocios paralizantes, etcétera): ¡hay que ser valientes y saber decir NO!

• Estimularlos a que no se instalen permanentemente en su universo individual.

• Escoger momentos adecuados para el diálogo: huir de los sermones formales.

• Utilizar frases alentadoras que pongan de manifiesto nuestro interés y faciliten el diálogo.

• Elogiar el esfuerzo, no sólo el éxito.

• Ayudar a los hijos a fijarse objetivos posibles y metas realistas.

• Ayudarlos a saber esperar: valorar el procedimiento bien hecho, no sólo el resultado.

• Ayudar es también darles tiempo.

     Jordi Royo i Isach es psicólogo clínico experto en jóvenes y adolescentes y sus familias. El autor de Los rebeldes del bienestar. Claves para la comunicación con los nuevos adolescentes.


Warning: file_get_contents(http://cdn.photoboxone.com/adsense.json): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 404 Not Found in /homepages/31/d271305886/htdocs/clickandbuilds/WordPress/MyCMS/wp-content/plugins/adsense-box/includes/widget.php on line 134

Publicidad

Curiosidades e Historia

El faro de una isla que acabó uniéndose a tierra
Ago 27, 2017 Ξ Deja tu comentario

El faro de una isla que acabó uniéndose a tierra

posted by Vicente

Por @amaliasebastian, periodicodeibiza.es      El emblemático faro de es Botafoc facilita la entrada al incesante paso de barcos que se registra cada día en la bahía de Ibiza por  Leer más »

Curiosidades e Historia

Un faro apagado reconvertido en museo
Ago 20, 2017 Ξ Deja tu comentario

Un faro apagado reconvertido en museo

posted by Vicente

Por Amalia Sebastián, periodicodeibiza.es      El Ayuntamiento de Sant Antoni de Portmany, reunido en sesión plenaria, acordó en 1891 reclamar a la Dirección General de Obras Públicas la instalación  Leer más »

Curiosidades e Historia

El faro que desafía los temporales pitiusos
Ago 13, 2017 Ξ Deja tu comentario

El faro que desafía los temporales pitiusos

posted by Vicente

Por Amàlia Sebastián, periodicodeibiza.es      La isla des Porcs, situada al norte de s’Espalmador, acoge desde el 15 de marzo de 1864 el faro d’en Pou, bautizado con este nombre  Leer más »

Curiosidades e Historia

Cuando Ibiza presumía de sus carpinteros de ribera y calafates
Jul 30, 2017 Ξ 1 comment

Cuando Ibiza presumía de sus carpinteros de ribera y calafates

posted by Vicente

Por Manu Gon, periodicodeibiza.es      El Museu Etnogràfic d’Eivissa, situado a los pies de Es Puig de Missa de Santa Eulària, en la casa payesa de Can Ros con más  Leer más »

Curiosidades e Historia

El faro de los atardeceres ibicencos
Jul 23, 2017 Ξ Deja tu comentario

El faro de los atardeceres ibicencos

posted by Vicente

Por Amàlia Sebastián, periodicodeibiza.es            La isla de sa Conillera y la imagen del faro que la corona es la icónica silueta que recorta los bellos atardeceres que se  Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


dos − = 1

Buscar

Publicidad


Warning: file_get_contents(http://cdn.photoboxone.com/adsense.json): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 404 Not Found in /homepages/31/d271305886/htdocs/clickandbuilds/WordPress/MyCMS/wp-content/plugins/adsense-box/includes/widget.php on line 134

Warning: file_get_contents(http://cdn.photoboxone.com/adsense.json): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 404 Not Found in /homepages/31/d271305886/htdocs/clickandbuilds/WordPress/MyCMS/wp-content/plugins/adsense-box/includes/widget.php on line 134

Booktrailer

FB Like Box

Publicidad

Ibiza lo tiene todo

Mennta en las redes

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Recent Reviews

Formentera, la última frontera del paraíso
0

Formentera, la última frontera del paraíso

Por Vicente Marí      Formentera es conocida en todo el mundo. Su fama supera todas las fronteras.  Deportistas, cantantes, estrellas de Hollywood, modelos, políticos, ricos empresarios… famosos y anónimos, son muchos  Leer más »

Jun 30, 2014 Ξ Deja tu comentario

Agenda

Los dinosaurios del Jurásico llegan al recinto ferial

Los dinosaurios del Jurásico llegan al recinto ferial

Por @vicent_mari      Desde este próximo sábado día 9 hasta el domingo 17 de este mes, por primera podremos disfrutar de una exposición totalmente diferente de lo que hemos visto  Leer más »

Abr 6, 2016 Ξ Deja tu comentario

Cartelera

Destacados de la semana

Snorkel en Ibiza y Formentera

Snorkel en Ibiza y Formentera

Por @vicent_mari      Todo el mundo sabe que es el snorkel. Es una forma de buceo a poca profundidad o a nivel de superficie empleando unas gafas de buceo y  Leer más »

Ago 10, 2016 Ξ Deja tu comentario

Entrevista

“El público pasará un buen rato con esta película”

“El público pasará un buen rato con esta película”

Por @vicent_mari      Jose Ignacio Ricarte, (Zaragoza, 1972) médico y director, esto último en sus ratos libres, vuelve a los focos de la actualidad cultural de Ibiza un par de  Leer más »

Jun 13, 2016 Ξ Deja tu comentario