Martes 21st noviembre 2017,

Curiosidades e Historia

Ξ Deja tu comentario

El colmado rural

posted by Vicente
El colmado rural

Por Miguel Angel González       

      

     Una de las características que mejor definen el medio rural de nuestras islas es la dispersión de sus casas que parecen ´plantadas´ al tresbolillo en valles, laderas y altos de pequeñas colinas, generalmente junto a las fincas, casi siempre pequeñas, que abastecían a sus habitantes de todo aquello que, para sobrevivir, les era imprescindible. El payés trataba de ser autosuficiente y lo conseguía en buena medida, pero siempre existían algunos productos en los que era deficitario y otros que, al no poder obtenerlos de sus tierras –arroz, azúcar, etc–, tenía que comprarlos. Esta necesidad y el hecho de perder media jornada en ´bajar´ a la ciudad –pues se ´subía´ a los pueblos y se ´bajaba´ a la ciudad–, hizo que fueran apareciendo, aquí y allá, junto a las iglesias parroquiales, en los cruces de caminos y en las carreteras, los familiares colmados o botigues de queviures que llegaron a ser una institución prácticamente imprescindible.

     Podríamos decir que el colmado rural se convirtió enseguida en una guisa de ´puente´ entre la ciudad y el campo. Alguien sería el primero en inventar una particular forma de intermediación que acabó siendo muy de agradecer porque con su almacén de provisiones evitaba molestias y pérdidas de tiempo a sus vecinos, a cambio de un pequeño sobreprecio que pasaba a ser su beneficio y el precio de su trabajo. Que yo sepa, no se ha hecho un censo de los colmados que, en sus mejores momentos –antes de que la motorización arrumbara carros y caballerías– había en Ibiza y Formentera, pero hubiera sido un dato interesante, aunque sólo fuera porque, durante muchos años, marcó la vida de nuestros payeses. Y lo sorprendente de esta historia es que, todavía hoy, en pleno siglo XXI y cuando las mayores distancias de la isla se salvan en pocos minutos, algunos de aquellos establecimientos siguen activos. Sus productos no son exactamente los mismos, pero todavía encontramos algunos de los que entonces se vendían junto a muchos otros que nos ha traído la modernidad y que, no siendo estrictamente necesarios, se han convertido ya en imprescindibles. Cosas del mercado, las modas y la publicidad.

     El colmado rural era, todo a un tiempo, entre otras cosas, tienda, bar, estanco y estafeta de correos. La tienda era como un milagroso bazar en el que, a pequeña escala, todo tenía cabida. En él se podía encontrar desde un alfiler a un quinqué, desde garbanzos a una cazuela, desde una escoba a un azadón, desde unas alpargatas a un sombrero de paja. Y si alguien buscaba, pongo por caso, un apero de labranza o un bote de pintura que no estaba entre las existencias, podía encargarse y a los dos o tres días ya estaba a su disposición. En ocasiones, el bar era una prolongación del mismo mostrador de la tienda que cambiaba el contenido de los estantes que recorrían la pared del fondo y que, en vez de los consabidos comestibles, alineaba botellas de coñac, anises, vinos, absentas, licores estomacales y demás bebistrajos de rigor. En otras ocasiones, siempre que se podía, el bar estaba en un aparte, al lado o en la trasera de la tienda, circunstancia que permitía, con más discreción, echar una partida de cartas, fuese al tuti, al cau, a la brisca o al set i mig. Y en el bar o en la tienda, según los casos, estaba la improvisada expendeduría de tabacos, mientras que un modesto casillero en la pared servía para que el cartero dejara la correspondencia que los vecinos recogían antes o después y se llevara las cartas, pocas, que los vecinos remitían casi siempre con destino a familiares emigrados. Aquel trasiego, en resumidas cuentas, hacía que el dueño del establecimiento estuviera al corriente de las necesidades, caprichos y vicios de sus vecinos, circunstancia que le obligaba a ser el más discreto de todos ellos. Sabía de sus idas y venidas, si a fulanito le había escrito su hermano que estaba en La Habana o si menganito enviaba una carta a su hijo que cumplía mili en Tetuán. Y el colmado era, sobre todo, el lugar ideal para dejar avisos y recados que, las más de las veces, eran orales y se trasmitían a través del mismo dueño del colmado: «escolta, Pere, que m´ha dit en Xicu, de can Curt, que demà, a sol post, baixarà a ca vostra per parlar de sa perforada»; o «ei, Pep, que en Jaume diu que diumenge faran matances i us esperen a tots».

     En este régimen vecinal trabajaban, por ejemplo, can Xinxó, (Sant Agustí), can Cosmi, (Santa Agnès), ca s´Àngel (Sant Josep), can Portmany y can Reial (Cubells), can Ripoll, (Sant Joan), can Blaiet, (la Mola), can Toni, (Sant Francesc) y can Morna (Sant Ferran de ses Roques). Cada parroquia tenía su propio colmado y luego estaban los que había a pie de carretera que, afortunadamente, no han desaparecido del todo. Un hecho curioso es que, en los tiempos de los que vengo hablando, no todo eran compras. También existía el trueque en especies. Recuerdo, por ejemplo, el caso de unas payesas que en el colmado que había en la Mola, junto a la iglesia, pero al otro lado de la carretera, una payesa llegó con un gran cesto y fue dejando sobre el mostrador seis o siete quesos que le sirvieron, al cambio, para hacer acopio de los comestibles que necesitaba. Y más curioso era el caso de Jean de sa Torre, un personaje que vivió algunos años en la Torre de ses Portes. Tenía un pequeño llaüt con el que casi cada día salía a pescar y, si tenía excedentes, los llevaba a sa Canal bar y colmado que estaba en la plaza que queda junto al pantalán de las Salinas, y allí los cambiaba por los suministros que mejor le convenían, casi siempre legumbres y conservas. La fotografía de Josep Mª Subirà nos da una imagen viva y exacta del colmado rural que recordamos. Mientras una payesa, de espaldas, hace su compra, su compañera ha descubierto a nuestro fotógrafo y, aunque no lo sabe, mira al futuro y nos permite conocerla. En el mostrador vemos una báscula recién estrenada y una bandeja con huevos. Al fondo, toda un exposición de latas de conserva y colgando del techo, dos porrones junto a un petromar y, oreándose junto a la ventana, un queso y dos estupendos bacalaos.

     

Publicidad

Curiosidades e Historia

El faro de una isla que acabó uniéndose a tierra
Ago 27, 2017 Ξ Deja tu comentario

El faro de una isla que acabó uniéndose a tierra

posted by Vicente

Por @amaliasebastian, periodicodeibiza.es      El emblemático faro de es Botafoc facilita la entrada al incesante paso de barcos que se registra cada día en la bahía de Ibiza por  Leer más »

Curiosidades e Historia

Un faro apagado reconvertido en museo
Ago 20, 2017 Ξ Deja tu comentario

Un faro apagado reconvertido en museo

posted by Vicente

Por Amalia Sebastián, periodicodeibiza.es      El Ayuntamiento de Sant Antoni de Portmany, reunido en sesión plenaria, acordó en 1891 reclamar a la Dirección General de Obras Públicas la instalación  Leer más »

Curiosidades e Historia

El faro que desafía los temporales pitiusos
Ago 13, 2017 Ξ Deja tu comentario

El faro que desafía los temporales pitiusos

posted by Vicente

Por Amàlia Sebastián, periodicodeibiza.es      La isla des Porcs, situada al norte de s’Espalmador, acoge desde el 15 de marzo de 1864 el faro d’en Pou, bautizado con este nombre  Leer más »

Curiosidades e Historia

Cuando Ibiza presumía de sus carpinteros de ribera y calafates
Jul 30, 2017 Ξ 1 comment

Cuando Ibiza presumía de sus carpinteros de ribera y calafates

posted by Vicente

Por Manu Gon, periodicodeibiza.es      El Museu Etnogràfic d’Eivissa, situado a los pies de Es Puig de Missa de Santa Eulària, en la casa payesa de Can Ros con más  Leer más »

Curiosidades e Historia

El faro de los atardeceres ibicencos
Jul 23, 2017 Ξ Deja tu comentario

El faro de los atardeceres ibicencos

posted by Vicente

Por Amàlia Sebastián, periodicodeibiza.es            La isla de sa Conillera y la imagen del faro que la corona es la icónica silueta que recorta los bellos atardeceres que se  Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


2 × tres =

Buscar

Publicidad

Booktrailer

FB Like Box

Publicidad

Ibiza lo tiene todo

Mennta en las redes

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Recent Reviews

Formentera, la última frontera del paraíso
0

Formentera, la última frontera del paraíso

Por Vicente Marí      Formentera es conocida en todo el mundo. Su fama supera todas las fronteras.  Deportistas, cantantes, estrellas de Hollywood, modelos, políticos, ricos empresarios… famosos y anónimos, son muchos  Leer más »

Jun 30, 2014 Ξ Deja tu comentario

Agenda

Los dinosaurios del Jurásico llegan al recinto ferial

Los dinosaurios del Jurásico llegan al recinto ferial

Por @vicent_mari      Desde este próximo sábado día 9 hasta el domingo 17 de este mes, por primera podremos disfrutar de una exposición totalmente diferente de lo que hemos visto  Leer más »

Abr 6, 2016 Ξ Deja tu comentario

Cartelera

Destacados de la semana

Snorkel en Ibiza y Formentera

Snorkel en Ibiza y Formentera

Por @vicent_mari      Todo el mundo sabe que es el snorkel. Es una forma de buceo a poca profundidad o a nivel de superficie empleando unas gafas de buceo y  Leer más »

Ago 10, 2016 Ξ Deja tu comentario

Entrevista

“El público pasará un buen rato con esta película”

“El público pasará un buen rato con esta película”

Por @vicent_mari      Jose Ignacio Ricarte, (Zaragoza, 1972) médico y director, esto último en sus ratos libres, vuelve a los focos de la actualidad cultural de Ibiza un par de  Leer más »

Jun 13, 2016 Ξ Deja tu comentario