Martes 21st noviembre 2017,

Curiosidades e Historia

Ξ Deja tu comentario

En el corazón de Sant Antoni

posted by Vicente
En el corazón de Sant Antoni

Por Vicente Valero

­     Lejos empiezan a quedar los tiempos en que el Carrer Ample fue la calle principal de Sant Antoni con un gran número de bares y botigues, pero todavía conserva su vocación de referente urbano y su vieja personalidad en un pueblo que aún no ha encontrado un único centro.

     No existe en Sant Antoni una calle principal propiamente dicha, pero del Carrer Ample puede decirse que lo ha sido durante décadas y, a su manera, por su historia, por su céntrica ubicación y porque ninguna otra ha venido a sustituirla con claridad en aquella función, puede que no haya dejado de serlo completamente.

     Comienza esta calle en el mismo Paseo de Ses Fonts, que es como decir que, durante muchos años, hasta las primeras ganancias sobre la bahía, comenzaba prácticamente en la misma orilla del mar, y termina allá donde un buen día decidieron erigir un monumento a Es Verro, que parece estar lanzando desde entonces, sin posibilidad de respuesta, un uc hacia los campos tranquilos de Corona y Sant Mateu.

     Entre el principio marinero y el final rural de la calle, a medio camino, se encuentra la iglesia, con su aspecto pesado e imponente de fortaleza medieval, inmutable –seguramente lo único que puede ser descrito como inmutable en este pueblo–, pero sobre todo también, tal como la describió Marià Villangómez, «con su hermoso patio con porches de tan ibicenco sabor».

     El nombre popular de la calle ha triunfado aquí, tal vez definitivamente, sobre cualquier otro. Porque ésta fue la calle de Sant Vicent hasta principios de los años 80, cuando el Ayuntamiento decidió intervenir en el callejero heredado y sustituir los nombres de algunas calles por otros.

     Así fue recuperado el nombre popular, el que todos los vecinos le daban desde siempre, que no evoca otra cosa que el hecho mismo de que alguna vez esta calle fue amplia, por increíble que pueda parecer hoy, aunque muchos se hubieran ya acostumbrado al otro nombre, el de Sant Vicent, que de todas formas nada parecía tener de ofensivo para nadie.

     Y un breve apunte más sobre este asunto del nombre: el ex alcalde Vicent Marí Prats recuerda que, a principios de 1936, su padre, Pep Marí Colomar, por entonces también alcalde (y vecino de esta misma calle), ya había sustituido el nombre de Sant Vicent por otro: el de Capità Ferrer, en recuerdo de uno de los primeros hijos distinguidos del pueblo. La decisión, sin embargo, no prosperó o fue tan poco duradera como el mismo mandato del alcalde republicano: seis meses.

Vida de un pueblo

     Tal vez esta sea también la calle que más historias de Sant Antoni haya conseguido acumular. Muchas de ellas habrán pasado de padres a hijos, permanecerán aún en la memoria de alguien o se habrán perdido definitivamente. Parece ser el destino de todas las viejas calles de los pueblos, sobre las que se escribe poco y, por tanto, se olvida mucho.

     Como calle principal que fue durante décadas, buena parte de la vida del pueblo ha transcurrido en su relativa amplitud, entre las casas y los poco destacables edificios de pequeños pisos y bajos aún más pequeños que albergaron innumerables bares y tiendas. Todo estuvo aquí alguna vez y todo aquel que quiso y llegó a ser alguien en el pueblo arraigó en esta calle.

     Frente a la gran bahía, por tanto, se abría el Carrer Ample, lleno de minúsculos locales arreglados para ser algún tipo de comercio, apiñados buenamente para recibir y ofrecer la oferta cotidiana. Hoy apenas es posible imaginar aquel bullicio de cafés y verdulerías, ya que en cualquier local destinado actualmente a un solo negocio podía entonces haber hasta tres o cuatro.

     Fue, para empezar, una calle de muchos bares. El bar Escandell, que antes de ser uno solo llegó a ser cuatro diferentes –había espacio para todos–, se ocupaba y se ocupa aún de abrir la calle, con su terraza en el mismo Paseo de Ses Fonts. Pero resuenan otros muchos nombres ya desaparecidos como el Central, el bar del estanco, los cafés de Toni Esteve y de Joan des Metge, el bar de Ca na Sardina, la célebre Fonda Miramar, abierta en los años treinta para dar de comer a los primeros turistas, y muchos otros que vinieron después…

     Hubo allí barberías (Can Llorençó, Can Vicent Manyanet y Jaume des Milà), la carnicería de Vicent Ribas y la de Toni y Andrés, el horno de Can Rafal, el ‘despacho’ de los autobuses, el taller de bicicletas de Toni Putxet, la herrería de Can Toni Gasparó, la carpintería de Rafel Vinyes, el cuartel de la Guardia Civil y hasta el local de Acción Católica.

     Y por supuesto las botigues: Portmany, Toni des Correuer, Can Toni Germà, Maria Prats –que puso el primer toldo moderno, comprado en Valencia–, Can Prats –con una de las mejores casas del pueblo, hoy en parte reconvertida en un célebre restaurante de cocina tradicional– y Can Alfonso, uno de los comercios más antiguos de la calle actualmente, aunque transformado en un moderno supermercado…

     Resulta imposible, por supuesto, citar todos los comercios y bares que estuvieron aquí, que sirvieron a los vecinos del pueblo y a los payeses que se acercaban desde sus fincas lejanas regularmente para comprar, ir a misa los domingos, dar un paseo o entrar en los bares, pero todos dieron vida a esta calle y, por tanto, al pueblo mismo de Sant Antoni.

En el lugar que no cambia

     Aquella actividad de entonces se ha repartido por todo el pueblo y hoy es difícil encontrar una única calle principal desde el punto de vista comercial o social. Con todo, el Carrer Ample sigue centrado sobre todo en el comercio, con el supermercado citado, vestigio de otros tiempos de mayor animación, pero también con un buen número de tiendas de ropa, muebles y decoración, zapaterías y perfumerías.

     Es una calle que parece estar aislada de la vorágine turística de todos los veranos, aunque no en todos sus tramos, pues al principio de la misma se encuentra, por ejemplo, un Burger King, una heladería y un restaurante chino. Precisamente, en cuanto a restauración se refiere, el Carrer Ample cuenta con dos de los más apreciados restaurantes del pueblo, uno de corte tradicional (Es Rebost de Can Prats) y otro de carácter más innovador (Ample 32). Hay una inmobiliaria y un estanco, el bar Don Quijote, que está a punto de cumplir los 50 años, y la cafetería Es Clot –recordando que en el mismo lugar hubo una cantera–, un mesón, una farmacia y un centro médico. Del viejo cuartel de la Guardia Civil no queda absolutamente nada, solo un triste solar vacío.

     La calle absorbe buena parte del tráfico del pueblo, así que el ruido no falta tampoco ni en verano ni en invierno, aunque existe una peatonización parcial a partir de ciertas horas, después de la última reforma de la calle, llevada a cabo hace unos pocos años.

     Hay también un parking habilitado en un solar vacío, ya en el último tramo. No hace falta decir que tanto los solares vacíos como los locales cerrados le dan a la calle un aspecto destartalado, imagen que se recupera positivamente gracias a la belleza de la iglesia, con sus dos plazas –delante y detrás–, así como con la cercanía de la bahía, siempre presente.

     Orgullosos de su calle, los vecinos y comerciantes –muchos de ellos miembros de la activa Associació Amics del Carrer Ample– reconocen el privilegio de habitar el núcleo histórico de Sant Antoni, es decir, el lugar que no cambia: lugar que parece haber conseguido protegerse también de la imagen peor del pueblo, la del turismo barato, y que muestra con satisfacción su perfil más deseado.

Objetivo de los fotógrafos

     Los fotógrafos, locales y visitantes, han dejado constancia de la relevante vida del Carrer Ample a lo largo del siglo XX. Son muchas las imágenes que se conservan en las que puede apreciarse su animación cotidiana. Jean Selz la fotografió a principios de los años cincuenta, en domingo, con los grupos de jóvenes paseando –ellas vestidas de payesa y con el abanico en la mano–. Y Heinz Vontin retrató, por las mismas fechas, también diversas escenas de esta calle, con vecinos paseando tranquilamente o acudiendo a la compra. Vontin, como otros fotógrafos, no pudo tampoco resistir la tentación de fotografiar la fachada del cuartel de la Guardia Civil con su modesto letrero de ‘Todo por la Patria’. Del fotógrafo Domingo Viñets son también algunas de las mejores imágenes antiguas que se conservan del Carrer Ample.

«Sobre la calle caen enormes oleadas de luz»

     Ubicada también en el Carrer Ample, en la esquina con Es Carreró, fundada en 1933, la Fonda Miramar era una popular casa de comidas que también se ocupaba de encontrar alojamiento a los turistas en casas particulares del pueblo, ya que no disponía de habitaciones propias.

     Hasta ella se dirigían muchos turistas cuando llegaban al pueblo en busca de un alojamiento que resultara más barato que los hoteles. Así lo hicieron, por ejemplo, por recomendación de unos amigos, los Hausmann, es decir, el pintor y fotógrafo Raoul Hausmann, su mujer Heta Mankiewitz y la modelo y amante del artista Vera Broïdo, cuando llegaron a la isla a finales de marzo de 1933.

     En su libro ‘Hyle. Ser-Sueño en España’, Hausmann describe su paso por el Carrer Ample del siguiente modo: «Junto al edificio de la Guardia Civil las capas de argamasa desconchadas forman extrañas figuras en la pared: tortas marrón rojizo, rojo azuladas y azul grisáceo, entre la pintura que se cae, adivinanza para la imaginación. Detrás de las cortinas gris metálico de la casa de al lado se venden frutas y verduras. Cogemos plátanos, los ponemos de cualquier manera en el cesto y seguimos. Sobre la calle caen enormes oleadas de luz; se reflejan en las paredes, iluminan las sombras…»

     Otro célebre turista de Sant Antoni en los años treinta, el filósofo alemán Walter Benjamin, recibía en la Fonda Miramar todas sus cartas, que eran abundantes. Aunque tuvo diversos domicilios en el pueblo, siempre encabezaba sus cartas del siguiente modo: «Fonda Miramar, San Antonio».

Publicidad

Curiosidades e Historia

El faro de una isla que acabó uniéndose a tierra
Ago 27, 2017 Ξ Deja tu comentario

El faro de una isla que acabó uniéndose a tierra

posted by Vicente

Por @amaliasebastian, periodicodeibiza.es      El emblemático faro de es Botafoc facilita la entrada al incesante paso de barcos que se registra cada día en la bahía de Ibiza por  Leer más »

Curiosidades e Historia

Un faro apagado reconvertido en museo
Ago 20, 2017 Ξ Deja tu comentario

Un faro apagado reconvertido en museo

posted by Vicente

Por Amalia Sebastián, periodicodeibiza.es      El Ayuntamiento de Sant Antoni de Portmany, reunido en sesión plenaria, acordó en 1891 reclamar a la Dirección General de Obras Públicas la instalación  Leer más »

Curiosidades e Historia

El faro que desafía los temporales pitiusos
Ago 13, 2017 Ξ Deja tu comentario

El faro que desafía los temporales pitiusos

posted by Vicente

Por Amàlia Sebastián, periodicodeibiza.es      La isla des Porcs, situada al norte de s’Espalmador, acoge desde el 15 de marzo de 1864 el faro d’en Pou, bautizado con este nombre  Leer más »

Curiosidades e Historia

Cuando Ibiza presumía de sus carpinteros de ribera y calafates
Jul 30, 2017 Ξ 1 comment

Cuando Ibiza presumía de sus carpinteros de ribera y calafates

posted by Vicente

Por Manu Gon, periodicodeibiza.es      El Museu Etnogràfic d’Eivissa, situado a los pies de Es Puig de Missa de Santa Eulària, en la casa payesa de Can Ros con más  Leer más »

Curiosidades e Historia

El faro de los atardeceres ibicencos
Jul 23, 2017 Ξ Deja tu comentario

El faro de los atardeceres ibicencos

posted by Vicente

Por Amàlia Sebastián, periodicodeibiza.es            La isla de sa Conillera y la imagen del faro que la corona es la icónica silueta que recorta los bellos atardeceres que se  Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× 1 = siete

Buscar

Publicidad

Booktrailer

FB Like Box

Publicidad

Ibiza lo tiene todo

Mennta en las redes

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Recent Reviews

Formentera, la última frontera del paraíso
0

Formentera, la última frontera del paraíso

Por Vicente Marí      Formentera es conocida en todo el mundo. Su fama supera todas las fronteras.  Deportistas, cantantes, estrellas de Hollywood, modelos, políticos, ricos empresarios… famosos y anónimos, son muchos  Leer más »

Jun 30, 2014 Ξ Deja tu comentario

Agenda

Los dinosaurios del Jurásico llegan al recinto ferial

Los dinosaurios del Jurásico llegan al recinto ferial

Por @vicent_mari      Desde este próximo sábado día 9 hasta el domingo 17 de este mes, por primera podremos disfrutar de una exposición totalmente diferente de lo que hemos visto  Leer más »

Abr 6, 2016 Ξ Deja tu comentario

Cartelera

Destacados de la semana

Snorkel en Ibiza y Formentera

Snorkel en Ibiza y Formentera

Por @vicent_mari      Todo el mundo sabe que es el snorkel. Es una forma de buceo a poca profundidad o a nivel de superficie empleando unas gafas de buceo y  Leer más »

Ago 10, 2016 Ξ Deja tu comentario

Entrevista

“El público pasará un buen rato con esta película”

“El público pasará un buen rato con esta película”

Por @vicent_mari      Jose Ignacio Ricarte, (Zaragoza, 1972) médico y director, esto último en sus ratos libres, vuelve a los focos de la actualidad cultural de Ibiza un par de  Leer más »

Jun 13, 2016 Ξ Deja tu comentario