Viernes 10th julio 2020,

Curiosidades e Historia

Ξ Deja tu comentario

La plaça de la Riba

posted by Vicente
La plaça de la Riba

Por Miguel Angel González 

      Siempre me ha llamado la atención la ringlera de casas que, sin solución de continuidad y larga como un día sin pan serpentea como un ofidio entre el carrer d´Enmig y el carrer de la Mare de Déu. Entre una y otra calle tenemos una única isla de casas que alcanza casi trescientos metros de longitud desde las calles transversales de Emili Pou y Manuel Sorá, por poniente, hasta el extremo levante de los muelles, junto al rompeolas que familiarmente llamamos el Muro.

     No existe otro caso igual en la ciudad, de manera que tendría un enorme interés conocer la historia de esta desmesurada manzana urbana que, en cualquier caso, sólo pudo crecer de una manera: adosando viviendas sucesivas, pared contra pared, en uno y otro extremo de la calle, al este y al oeste, hasta completar la increíble fachada que vemos hoy y que, sin escapes laterales, nos obliga a seguir hasta el final o a desandar el tramo recorrido. Tan singular planimetría viene a cuento porque, precisamente la referida isla de casas, al alargarse hasta el rompeolas y quedar cortadas las dos calles paralelas que quedan al sur de aquella «isla» –d´Enmig y Cipriano Garijo–, forman la rinconada trapezoidal, abierta a los muelles, que conocemos como la plaça de la Riba.

     El origen del barrio pudo estar en las construcciones todavía escasas y dispersas heredadas de la dominación islámica y que ya en el siglo XIII recogen las Crónicas como «casas a la costa» o «casas a mar». A ciencia cierta, no conocemos la ubicación de aquellas primeras edificaciones que imaginamos modestas en la misma orilla de la bahía y que, andando el tiempo, darían lugar a los barrios de la Marina y de la Penya, pero según apunta nuestro añorado canónigo archivero Marí Cardona, don Joan, «l´any 1577, les cases, botigues i magatzems situats a la Riba de Mar anaven de la drassana vella –actual carrer de la Drassana, frente a la plaça d´Antoni Riquer– vers l´esperó del port i la Torre del Mar». La fortificación renacentista de 1785 –baluarte de Santa Llúcia, Sant Joan y la cortina que los une– separaría definitivamente la Penya, la Riba y la Marina, del puig de Santa Llúcia. No es casual que el primer padrón de Sant Elm de aquel mismo año, 1785, cite por primera vez, como barrio, la Riba del Mar.

     Dando un salto en el tiempo hasta los años de nuestra niñez, ya nos encontramos con el barrio consolidado que conocemos hoy, pero con un entorno y una vida que, desgraciadamente, se ha perdido en los últimos años. Y es que la plaça de la Riba que recordamos era un barrio que miraba al mar y vivía del mar. En las entradas de las casas y en la misma calle se veían los aparejos de pesca, nasas, redes y remos. Y olía a salitre y algas. La plaça de la Riba se dibujaba entonces en nuestro imaginario infantil con cuatro lugares muy especiales, la pequeña playa que quedaba al pie de la Torre del Mar, el Muro, la drassana y las Barracas. Y si nuestros mayores no nos encontraban en la Marina –en la Alameda, el Rastrillo o el Parque–, sabían, sin temor a equivocarse, que estábamos en la plaça de la Riba. Nos sobraban motivos. En verano, la pequeña playa codolar era un buen lugar para nadar y en el lado del Muro que miraba al antepuerto, donde se amontonaban sin orden ni concierto los bloques de piedra de la escollera, saltábamos como cabras en un cross atlético y suicida sobre los planos inclinados de los sillares y quien primero alcanzaba la rotonda del faro ganaba la competición. Allí recolectábamos bogamarins y pagellides, los erizos por las huevas y las lapas porque allí, tal vez por el rompiente, alcanzaban tamaños enormes. También podíamos sorprender en su modorra solar a los cangrejos o coger con fitora y trapos blancos algún pulpo tontorrón o curioso. Tenía un gran prestigio entre nosotros quien lo cogía con las manos y, como quien le da la vuelta a un calcetín, le ponía la cabeza del revés. En los inviernos, cuando la mar golpeaba el rompeolas, preferíamos el lado portuario del Muro, porque en sus aguas quietas podíamos pescar o saltar a la cubierta de algún bote que no estuviera muy separado de los muelles. Nos conformábamos con tumbarnos al sol imaginando aventuras marinas, pero el problema estaba en que nos vieran, pues el muelle era mucho más alto que la cubierta de la barca y no siempre nos daba tiempo para salir escapados.

     En cuanto a las Barracas, dos casonas en las que se subastaba el pescado y que aún podemos ver en antiguas fotografías, su interés estaba en los hallazgos que solíamos hacer en nuestras descubiertas, una pala de remo, un trozo de red, los corchos y las bolas de cristal verde-azuladas que los pescadores utilizaban en sus aparejos como flotadores, anzuelos que por su tamaño parecían para pescar tiburones o alguna pequeña nasa: todo aquello constituía un auténtico tesoro que rapiñábamos y nos adjudicábamos después en una rifa. Nuestro mayor botín fue un enorme caparazón de tortuga que le tocó a Enrique Alonso Palomo, hijo del ingeniero del puerto. En mala hora, porque dejó el trofeo en la terraza de su casa y allí lo descubrió su padre, lo que supuso devolución y reprimenda. Y en la plaça de la Riba, si todo lo demás fallaba, siempre nos quedaba la drassana que entonces tenía una continua actividad. En aquellos años ya no se construían grandes barcos, pero siempre había seis o siete barcas de tamaño medio, con la quilla al aire, que nos proporcionaban distracción por la manipulación que en ellas hacían los pescadores y los carpinteros.

     Uno limpiaba la quilla de un bou de las adherencias submarinas, otro pasaba una lija por la obra muerta de un pequeño llaüt, había quien pintaba un bote de azul y blanco mientras otro calafateaba las juntas de las tablas, en los costados y fondos, con estopa y alquitrán. Y no era raro que algún viejo, apoyada la espalda en la pared del malecón, construyera una nasa mientras otro recomponía con una paciencia infinita sus aparejos. Aquel mundo solar fue, durante mucho tiempo, nuestro secreto paraíso.

Noticia

Se pone en marcha un centro comercial online en Ibiza
Abr 11, 2020 Ξ Deja tu comentario

Se pone en marcha un centro comercial online en Ibiza

posted by Vicente

Por @vicent_mari        Esta semana se ha presentado una nueva plataforma online con el objetivo de acercar a los hogares el comercio de proximidad del municipio donde se podrán  Leer más »

Cultura

eFilm: la plataforma gratuita de las bibliotecas públicas
Abr 6, 2020 Ξ Deja tu comentario

eFilm: la plataforma gratuita de las bibliotecas públicas

posted by Vicente

Por @vicent_mari        Con la colaboración del Departamento de Cultura, Educación y Patrimonio del Consell Insular de Ibiza se ha puesto en marcha la iniciativa eFilm, una plataforma de  Leer más »

Noticia

El Consell de Ibiza impulsa un programa virtual de ejercicios para las familias
Mar 29, 2020 Ξ Deja tu comentario

El Consell de Ibiza impulsa un programa virtual de ejercicios para las familias

posted by Vicente

Por @vicent_mari        Con el título de “Muévete en casa”, el Consell d´Eivissa ha puesto en marcha una iniciativa con el fin de promover el ejercicio y combatir la  Leer más »

Noticia

Paseo virtual en la nueva web del Museo Arqueológico de Ibiza
Mar 21, 2020 Ξ Deja tu comentario

Paseo virtual en la nueva web del Museo Arqueológico de Ibiza

posted by Vicente

Por @vicent_mari      Aquellos interesados en el patrimonio arqueológico de Ibiza y Formentera están de enhorabuena. Recientemente se ha conocido que la nueva web del Museo Arqueológico de Ibiza y  Leer más »

Curiosidades e Historia

¿Los ovnis apagaron el faro de sa conillera?
Feb 15, 2020 Ξ Deja tu comentario

¿Los ovnis apagaron el faro de sa conillera?

posted by Vicente

Por Cristina Amanda Tur, diariodeibiza.es      La primera vez que los medios registraron el avistamiento de un platillo volante en Balears fue en marzo de 1950. Sin embargo, no sería  Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× 4 = veinte cuatro

Buscar

Publicidad

Booktrailer

FB Like Box

Publicidadd

Ibiza lo tiene todo

Mennta en las redes

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Recent Reviews

Formentera, la última frontera del paraíso
0

Formentera, la última frontera del paraíso

Por Vicente Marí      Formentera es conocida en todo el mundo. Su fama supera todas las fronteras.  Deportistas, cantantes, estrellas de Hollywood, modelos, políticos, ricos empresarios… famosos y anónimos, son muchos  Leer más »

Jun 30, 2014 Ξ Deja tu comentario

Agenda

Los dinosaurios del Jurásico llegan al recinto ferial

Los dinosaurios del Jurásico llegan al recinto ferial

Por @vicent_mari      Desde este próximo sábado día 9 hasta el domingo 17 de este mes, por primera podremos disfrutar de una exposición totalmente diferente de lo que hemos visto  Leer más »

Abr 6, 2016 Ξ Deja tu comentario

Cartelera

Destacados de la semana

Snorkel en Ibiza y Formentera

Snorkel en Ibiza y Formentera

Por @vicent_mari      Todo el mundo sabe que es el snorkel. Es una forma de buceo a poca profundidad o a nivel de superficie empleando unas gafas de buceo y  Leer más »

Ago 10, 2016 Ξ Deja tu comentario

Entrevista

«El público pasará un buen rato con esta película»

«El público pasará un buen rato con esta película»

Por @vicent_mari      Jose Ignacio Ricarte, (Zaragoza, 1972) médico y director, esto último en sus ratos libres, vuelve a los focos de la actualidad cultural de Ibiza un par de  Leer más »

Jun 13, 2016 Ξ Deja tu comentario