Jueves 16th agosto 2018,

Enigmas y Profecías

Ξ Deja tu comentario

¿Existió el Arca de Noé?

posted by Vicente
¿Existió el Arca de Noé?

Por @Davidprats77  y  @Vicent_mari  

            

     Como estudiosos de la Bíblia y de la historia, hay muchos interrogantes que no tienen una respuesta satisfactoria. Ya en este libro nos dice que la historia sagrada es, en muchos casos, una cuestión de fe. Esto suele ser más sencillo cuando no hay tantas interferencias ni influencias como ocurre en la Bíblia, que en muchos casos, suele ser un compendio de leyendas sumerias que, de una u otra forma, tienen su parte de verdad. Es inevitable intentar encontrar paralelismos entre el texto y la historia, un punto de apoyo desde el que iniciar la búsqueda de la Verdad. No obstante, y a pesar de que cuando la Biblia habla de la inundación, de Noé y su arca, en los primeros capítulos del Génesis, es evidente que la inundación a la que se refiere, es la provocada por las crecidas del Tigris y el Eufrates, que anegaba las llanuras que había entre ambos ríos, provocando una inundación de grandes proporciones. En esto, la historia coincide con la Biblia. Lo que no está tan claro es que haya existido Noé o su arca, o si existieron, que tuvieran las mismas dimensiones y el mismo propósito que nos cuenta la Biblia.

     En uno de los episodios más trágicos y conmovedores de la Bíblia, concretamente en el Génesis, capítulo sexto, versículo 15 se dice que el Arca de Noé medía 300 codos de largo, lo que equivaldría a entre 135 y 274 metros. En la exactitud de su tamaño hay muchas discrepancias entre los historiadores, ya que no existe un acuerdo respecto a la longitud de esta unidad de medida, aunque la mayoría considera que el codo medía unos 45 centímetros aproximadamente. Esto significa que el Arca habría tenido unos 135 metros de largo, 22,5 metros de ancho y 13,5 de alto, lo que son grandes dimensiones para tratarse de un barco en aquella época. Eso nos dice que su espacio disponible hubieran sido unos 9.000 metros cuadrados de superficie, como unas 20 canchas de baloncesto. Ambos estamos de acuerdo que estas dimensiones ya descartan su posible construcción. Demasiado grande para ser dirigida por ocho hombres que viajaban en el Arca. Eso sin contar la violencia de la tormenta, cuyo final más problable hubiera sido hundirse o embarrancar. Justo esto segundo es lo que nos dice la Biblia que ocurrió. ¿Pero donde?

     A pesar de que parece concretar el lugar donde finalmente se detiene el Arca, lo cierto es que la Biblia no da demasiados detalles. Si leemos con detenimiento el Génesis, este nos dice que el Arca se dirigió a las montañas de Ararat, pero no especifica si se trata de la montaña o bien de la zona del mismo nombre, que en realidad era un reino que a principios del segundo milenio antes de nuestra era ocupaba un radio de unos 483 kilómetros alrededor del monte, entre los ríos Araxes y Tigris. Es el Urartu de los documentos asirios, citado también en la Biblia como el lugar adonde huyeron los hijos del rey Senaquerib tras asesinar a su padre (II Libro de los Reyes, 19, 37). De ahí la confusión de muchos investigadores.

     Ya sabemos lo que nos indica la Biblia. Si echamos un vistazo a la historia, aparecen muchas leyendas parecidas sobre arcas flotantes en todas las partes del mundo. El poema de Gilgamesh, encontrado en una tablilla de escritura cuneiforme en Nínive, la capital asiria, y posiblemente la fuente que inspiró el relato bíblico, cuenta en primera persona el desembarco de un arca en el monte Nisir, al nordeste de Babilonia. El mito hindú del diluvio contenido en el Satapatha Brahmana se refiere a una “montaña del Norte”, donde Manu ata su barco a un árbol por consejo de su amigo, el pez gigante. Los griegos mencionan al monte Parnaso o las montañas de Tesalia, donde llegó la nave de Decaulión y Pirra tras el diluvio de la mitología helénica. Leyendas similares se narran desde muchas culturas de América. De hecho, básicamente todas las civilizaciones antiguas tienen historias similares sobre la destrucción del mundo a través de una gran inundación y sobre una nave salvadora, lo cual nos lleva a pensar que se trata de un mito fundacional para muchos pueblos antiguos y que posteriormente, fue adoptado por el cristianismo haciendo mínimas variaciones para adaptarlo a la Biblia.

     B. J. Corbin, investigador y coeditor de “Los exploradores del Ararat” señala a este lugar como un punto de fe al que los buscadores llegan desde todos los rincones del planeta. De hecho, desde la segunda mitad del pasado siglo, fotografías por satélite y otros recursos tecnológicos aseguraron que había huellas de que una pesada superficie con forma de barco había estado allí.  Este reclamo, ya comenzó en el 275 a. C., con uno de los relatos del diluvio mesopotámico escrito por Beroso, un sacerdote caldeo del dios Bel, recogido por un erudito cristiano llamado Eusebio de Cesárea. El historiador judío del siglo I de nuestra era Flavio Josefo menciona las peregrinaciones a los restos del Arca de Noé.

     No obstante, hay otras religiones que dan crédito a este relato. De hecho, el Corán, por ejemplo, sigue con bastante fidelidad al Génesis y hace un relato pormenorizado del diluvio y de cómo Dios sala a Noé en la Sura XI, versículos 27-52 y dice que “el Arca se posó sobre el monte Chudí” o Judi (versículo 46), un mazizo montañoso de casi cuatro míl metros de altitud situado en la región de Mosul, en el Kurdistán iraquí). El relato viene a ser igual, pero cambia el nombre del lugar donde embarrancó. Curioso, ¿verdad?

     Pero entonces, ¿Qué fue del Arca? Si permaneció allí varada, como así parece que ocurrió, ¿Qué testimonios podemos encontrar que nos señalen su emplazamiento? Según parece, hay un relato que tiene como protagonista al apóstol Santiago, que nos dice que cuando este fue a ver el arca, se levantó en la falda de esa montaña un monasterio. Según se cuenta, el pequeño monasterio estaba junto al pueblo de Arguri, que según las tradiciones armenias se levantaba sobre el primer lugar donde se había instalado Noé tras el Diluvio, en el que había construido un altar para ofrecer sacrificios a Dios. De hecho, en lengua armenia, “él planto la viña” se diría “arg urri”, por lo que el nombre de la población haría referencia al famoso incidente de Noé con el zumo de uva. Había un único árbol, el cual según los habitantes de Arguri era un maderl del Arca que, clavado en el suelo, había echado raíces. Arbol, pueblo y monasterio fueron arrasados por una erupción volcánica en 1.840 y no queda rastro de ellos. Pero antes de eso, el rey Haithon de Armenia escribió en 1.274 que en la cumbre del monte Ararat, “el más alto que existe”, se ve un gran objeto negro que podría ser el Arca de Noé. Marco Polo también escribió que en sus viajes encontró muchos testigos que situaban el Arca en el Monte Ararat.

     El Arca y su búsqueda cayeron en el olvido durante varios años debido a que otras grandes empresas estaban obteniendo sus frutos como las excavaciones de las ciudades homéricas o los descubrimientos que se estaban llevando a cabo en Egipto sobre su civilización y sus faraones. No fue hasta 1.936 cuando el interés se reactivó de la mano del joven arqueólogo Hardwicke Knight, quien descubrió unos enormes maderos bajo el hielo en la cara norte del monte Ararat, lo que dio pie a medio siglo de incesantes investigaciones, búsqueda de pruebas y rumores sobre la existencia y localización del Arca de Noé, que aun hoy continúan.

     En la década de los cuarenta continuó la aparición de restos del Arca de Noé en el monte Ararat, hasta que por fín, en 1.955, se toman imágenes del lugar por primera vez. Estas imágenes forman parte de un documental en el que se cuenta como tras cuatro días de escalada, se divisó lo que parecía ser madera en el fondo de una grieta. Esta madera, aunque visible, se encontraba dentro de una gruesa capa de hielo. Aún así consiguió seccionar un pedazo de madera de 1,5 metros de longitud. Sin embargo, en los años 40 aún no se habían inventado las pruebas del carbono 14, aunque se le practicaron otras pruebas que revelaron que su antigüedad estaría sobre los 5.000 años de antigüedad, lo suficiente para encajar en la mayoría de las fechas propuestas por los historiadores bíblicos para el Diluvio universal. Este descubrimiento, que no cuenta con el apoyo de ningún investigador, motivó aún más a los buscadores del Arca.

     Ya en la segunda mitad del siglo XX, la búsqueda del Arca tomó un nuevo impulso cuando se publicaron unas imágenes facilitadas por un aviador turco, en las que se apreciaba una depresión o huella en forma de barca, excavada en la roca a 24 kilómetros al sur de Ararat, similar en formas y dimensiones a lo que podría ser el Arca. Posteriores investigaciones dictaminaron que era una formación natural. No obstante, esa fotografía llevó una nueva hornada de buscadores y curiosos. No obstante, una nueva expedición llevada a cabo en 1.969, en la que participó Navarra, autor del documental anterior, y cuyas excavaciones dan como resultado el hallazgo de más madera bajo el hielo. Cuando se analizaron esas muestras se determinó que era igual que la madera que extrajo Navarra en 1.955 y que eran idénticas en tipo y edad: una especie de roble que no existía en cientos de kilómetros a la redonda. Y ésta es precisamente la prueba en la que se apoyan los defensores de este hallazgo: Si esta especie no es originaria del Ararat, la forma más fácil de que llegar hasta esos 5.000 metros de altura era flotando sobre el agua. Sin embargo, años después, la datación por radiocarbono resultó que el roble tenía entre 1.700 y 1.900 años de antigüedad, lo que descartaba que fueran del Arca. No obstante, el inventor de este sistema de datación asegura que no es fiable cuando las muestras están contaminadas, como parece ser el caso de los fragmentos extraídos del Ararat.

     Sin embargo, en varios momentos del pasado siglo, muchos dijeron haber visto el Arca cuando se fundieron los hielos en tiempos de sequía e incluso un militar americano que estaba construyendo una ruta logística en 1.943. La fuentes coincidieron que el Arca estaba en el fondo de una profunda Sima y que parecía partida en dos. Los datos apuntan que podría estar en el interior del cañón Ahora, sepultada bajo el hielo. Sin embargo, las expediciones hacia este lugar han estado meticulosamente controladas. El recrudecimiento del conflicto kurdo provocó el cierre de la zona a los exploradores y curiosos hasta su reapertura, en 1.982, aunque fue una medida efímera. Las autoridades turcas volvieron a cerrar la montaña a los investigadores antes de que pudieran llevarse equipos más complejos que pudieran arrojar algo más concreto.

     Según se rumorea, la CIA, accidentalmente, sacó una serie de fotografías a las que denominaron “la anomalía de Ararat”, en la que se aprecia una construcción que podría ser el Arca. Aprovechando esta información, en 2.003 y aprovechando la ola de calor que derritió gran cantidad de hielo, se sacaron imágenes más recientes que, a pesar de su resolución, no han aportado la unanimidad a la comunidad científica. Mientras tanto, el gobierno turco no facilita el paso hacia esta ubicación porque argumenta que este es uno de los escondites preferidos por la guerrilla kurda; y es que según cuentan los habitantes de esta zona montañosa, el lugar favorito entre los guerrilleros es una estructura rectangular a la que llaman con el descriptivo nombre de “el Arca Sagrada”.

     En resumen, cada vez que nos enfrentamos a temas bíblicos, la fe sigue siendo la herramienta recurrente que nos permite seguir buscando a pesar de no contar con evidencias que nos cuenten la verdad.

     Puedes leer otros artículos de la sección “Enigmas y Profecías” pinchando en el enlace.


Warning: file_get_contents(http://cdn.photoboxone.com/adsense.json): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 404 Not Found in /homepages/31/d271305886/htdocs/clickandbuilds/WordPress/MyCMS/wp-content/plugins/adsense-box/includes/widget.php on line 134

Publicidad

Curiosidades e Historia

El faro de una isla que acabó uniéndose a tierra
Ago 27, 2017 Ξ Deja tu comentario

El faro de una isla que acabó uniéndose a tierra

posted by Vicente

Por @amaliasebastian, periodicodeibiza.es      El emblemático faro de es Botafoc facilita la entrada al incesante paso de barcos que se registra cada día en la bahía de Ibiza por  Leer más »

Curiosidades e Historia

Un faro apagado reconvertido en museo
Ago 20, 2017 Ξ Deja tu comentario

Un faro apagado reconvertido en museo

posted by Vicente

Por Amalia Sebastián, periodicodeibiza.es      El Ayuntamiento de Sant Antoni de Portmany, reunido en sesión plenaria, acordó en 1891 reclamar a la Dirección General de Obras Públicas la instalación  Leer más »

Curiosidades e Historia

El faro que desafía los temporales pitiusos
Ago 13, 2017 Ξ Deja tu comentario

El faro que desafía los temporales pitiusos

posted by Vicente

Por Amàlia Sebastián, periodicodeibiza.es      La isla des Porcs, situada al norte de s’Espalmador, acoge desde el 15 de marzo de 1864 el faro d’en Pou, bautizado con este nombre  Leer más »

Curiosidades e Historia

Cuando Ibiza presumía de sus carpinteros de ribera y calafates
Jul 30, 2017 Ξ 1 comment

Cuando Ibiza presumía de sus carpinteros de ribera y calafates

posted by Vicente

Por Manu Gon, periodicodeibiza.es      El Museu Etnogràfic d’Eivissa, situado a los pies de Es Puig de Missa de Santa Eulària, en la casa payesa de Can Ros con más  Leer más »

Curiosidades e Historia

El faro de los atardeceres ibicencos
Jul 23, 2017 Ξ Deja tu comentario

El faro de los atardeceres ibicencos

posted by Vicente

Por Amàlia Sebastián, periodicodeibiza.es            La isla de sa Conillera y la imagen del faro que la corona es la icónica silueta que recorta los bellos atardeceres que se  Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cuatro − 4 =

Buscar

Publicidad

Booktrailer

FB Like Box

Publicidad

Ibiza lo tiene todo

Mennta en las redes

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Recent Reviews

Formentera, la última frontera del paraíso
0

Formentera, la última frontera del paraíso

Por Vicente Marí      Formentera es conocida en todo el mundo. Su fama supera todas las fronteras.  Deportistas, cantantes, estrellas de Hollywood, modelos, políticos, ricos empresarios… famosos y anónimos, son muchos  Leer más »

Jun 30, 2014 Ξ Deja tu comentario

Agenda

Los dinosaurios del Jurásico llegan al recinto ferial

Los dinosaurios del Jurásico llegan al recinto ferial

Por @vicent_mari      Desde este próximo sábado día 9 hasta el domingo 17 de este mes, por primera podremos disfrutar de una exposición totalmente diferente de lo que hemos visto  Leer más »

Abr 6, 2016 Ξ Deja tu comentario

Cartelera

Destacados de la semana

Snorkel en Ibiza y Formentera

Snorkel en Ibiza y Formentera

Por @vicent_mari      Todo el mundo sabe que es el snorkel. Es una forma de buceo a poca profundidad o a nivel de superficie empleando unas gafas de buceo y  Leer más »

Ago 10, 2016 Ξ Deja tu comentario

Entrevista

“El público pasará un buen rato con esta película”

“El público pasará un buen rato con esta película”

Por @vicent_mari      Jose Ignacio Ricarte, (Zaragoza, 1972) médico y director, esto último en sus ratos libres, vuelve a los focos de la actualidad cultural de Ibiza un par de  Leer más »

Jun 13, 2016 Ξ Deja tu comentario