Viernes 07th agosto 2020,

Curiosidades e Historia

Ξ Deja tu comentario

La muerte en el viejo mundo

posted by Vicente
La muerte en el viejo mundo

Por Miguel Angel González

     «Qui s´ha mort? L´avi Sort. Qui l´enterra? L´avi Serra. Qui fa el sot? L´avi Clot». (Popular)

    En las defunciones del viejo mundo, el luto no lo era todo. El viático para sacramentar y dar la extremaunción al agónico se administraba de día o de noche, sin que importara lo lejos de la iglesia que estuviera la casa que lo solicitaba. Cuando ´mossènyer´ y su monago iban de camino, la gente se arrodillaba, se santiguaba con religioso respeto y rezaba una plegaria por la salud y, en todo caso, por el alma del moribundo. El viático, en fin, se practicaba con humilde y grave solemnidad.

     En el porxo de la casa o en la habitación del enfermo, se cubría una mesa con un mantel blanco, dos cirios si se tenían o los traía el sacerdote, una cruz o en su defecto una estampa y una palangana con agua para que, aplicados los santos óleos, el sacerdote se lavara las manos.

     Mientras, familiares y amigos rezaban para la improbable curación del enfermo y, en todo caso, para propiciar su buena muerte. Si el óbito llegaba a producirse, se pasaba inmediatamente un doble missatge. Por una parte, a la parroquia que tocaba a muerto y «pel nombre de batallades, tothom sabia si el difunt era home, dona o albat. Els tocs de morts consistien en tres batallades fortes i espaiades l´una de l´altra, seguia una pausa llarga i s´afegien dos batallades per a les dones i tres per als homes. Els tocs per la mort d´un infant eren més ràpids». El segundo missatge se le daba al vecino que vivía más cerca, que lo transmitía a otra casa que a su vez lo pasaba a otra, de manera que así conocían la noticia todas las viviendas del entorno. El último en recibirlo no se quedaba el aviso, sino que lo pasaba a un árbol o matorral.

     Mientras, en la casa se amortajaba al difunto que quedaba expuesto en el porxo hasta el momento de darle tierra. Algún familiar le tomaba discretamente medidas y acudía al carpintero del pueblo o tauter de Vila para comprar la caja. Y por la casa iban desfilando los vecinos para dar el pésame o condol con fórmulas precisas: «Deu vos do molts anys de vida per pregar per sa seva ànima i faci que no ho hagi de menester», frase que podía quedarse, por sobreentendida, en «Molts anys de vida». También se decía: «Molts anys d´avantatge per pregar per ell / ella» o, tácitamente, «molts anys d´avantatge». La expresión «us acompany en es sentiment» es una traducción reciente y literal del pésame. Por la noche, se velaba al muerto por turnos y los que libraban, si era invierno, pasaban a calentarse junto al fuego en la cocina donde, en voz baja, se hablaba de todo para matar el tiempo y entretener a la familia. Al fin y al cabo, como se decía, «no hi ha mort que no s´hi rigui, ni bodes que no s´hi plori». El ritual del velatorio tenía variantes, pero no era raro que los familiares del finado ofreciesen a los vecinos un sencillo refrigerio «per fer la nit més passadora», casi siempre una tila que en Ibiza era, en masculino, «una tassa de tilo per a tots, una escudella que passava de boca en boca, no una taceta per a cada persona». No tengo noticias, en cambio, de que en Ibiza hubiera ploraneres en los velatorios, aunque las mujeres de la casa hacían muy ostensible su dolor con lloros y lamentaciones. El día del entierro, que solía ser el siguiente al del fallecimiento, al difunto se le colocaba en la caja poco antes de abandonar la casa. En el fondo del ataúd se esparcía cal como medida de higiene y para favorecer una limpia descomposición de los restos y, en tiempos antiguos, existió también la costumbre de «posar un grapat de sal damunt el difunt per esquivar el Diable i els mals esperits». Es el mismo sentido que todavía tiene la salpassa. «I si es mort feia pudor perquè havia mort accidentalment i s´havia tardat a trobar-lo, era comú que sa gent es posàs tanys de ruda o altra planta aromàtica devant es nas».

     Volviendo al entierro, las mujeres se quedaban en la casa rezando, mientras el ataúd era llevado a la iglesia en carro, llitera o banqueta. Si el templo estaba cerca, lo cargaban seis hombres que casi nunca solían ser familiares del difunto. La caja no entraba en la iglesia porque se había convertido en costumbre una antigua medida de Sanidad para evitar contagios en el caso de enfermedades infecciosas, de manera que mossènyer rezaba ses ensoltes o responsos al aire libre, frente al porxo de la iglesia, bendecía y con la hermosa frase «in Paradisum deducant te angeli» –que los ángeles te lleven al Paraíso– que solía acompañar con un familiar «al cel mos puguem veure», despedía al difunto que el fúnebre cortejo llevaba al cementerio, casi siempre al lado de la iglesia. Existía la creencia de que no convenía hacer los entierros en viernes porque atraía otra muerte al vecindario. La comitiva regresaba después a la casa y el pésame se repetía, los hombres a los hombres y las mujeres a las mujeres, con un «Déu el tingui a la Santa Glòria» o fórmulas parecidas. Antes de que se pusieran de moda los nichos y las tumbas con lápidas memoriales –a los difuntos se les daba tierra en «foses individuals, a tocar les unes de les altres, amb l´única senyal d´una creu, de manera que, passades dos o tres generacions, quedaven recobertes de herbes i malves». De aquí viene la frase «ja fa malves». En los 9 días que seguían al entierro, en la casa se rezaba el rosario –sa novena– que pasaba siempre una mujer y al que acudían algunos vecinos. Poco después, se celebraba una misa de difuntos a la que seguían dos o tres con un túmulo negro representando el ataúd y el cuerpo presente del difunto. La misa de funeral mayor se conocía como «celebració doble i Cap d´Any», que oficiaban 4 prelados y que en los años cincuenta del siglo pasado costaba unas 60 pesetas.

     Una misa de difuntos ordinaria salía por por 20 o 25 pesetas. Hoy, arrumbadas aquellas prácticas de duelo, nos parece preferible vivir como si nadie tuviera que morirse y, en vez de morir en casa, con el pretexto de que el enfermo está mejor atendido en residencias de ancianos y hospitales, nos sacamos al muerto de encima. En una práctica generalizada de ocultamiento, le damos la espalda a la muerte, pero posiblemente nos equivocamos, entre otras cosas, porque aquellos ritos, aunque no resucitaban al muerto, tenían una función terapéutica que ayudaba a sobrellevar el absurdo de la muerte, a asumir y recolocar los roles de quienes seguimos aquí. En este sentido, la decadencia de tales ritos, si no se sustituyen por otros nuevos, puede ser enormemente perjudicial.

Noticia

Se pone en marcha un centro comercial online en Ibiza
Abr 11, 2020 Ξ Deja tu comentario

Se pone en marcha un centro comercial online en Ibiza

posted by Vicente

Por @vicent_mari        Esta semana se ha presentado una nueva plataforma online con el objetivo de acercar a los hogares el comercio de proximidad del municipio donde se podrán  Leer más »

Cultura

eFilm: la plataforma gratuita de las bibliotecas públicas
Abr 6, 2020 Ξ Deja tu comentario

eFilm: la plataforma gratuita de las bibliotecas públicas

posted by Vicente

Por @vicent_mari        Con la colaboración del Departamento de Cultura, Educación y Patrimonio del Consell Insular de Ibiza se ha puesto en marcha la iniciativa eFilm, una plataforma de  Leer más »

Noticia

El Consell de Ibiza impulsa un programa virtual de ejercicios para las familias
Mar 29, 2020 Ξ Deja tu comentario

El Consell de Ibiza impulsa un programa virtual de ejercicios para las familias

posted by Vicente

Por @vicent_mari        Con el título de “Muévete en casa”, el Consell d´Eivissa ha puesto en marcha una iniciativa con el fin de promover el ejercicio y combatir la  Leer más »

Noticia

Paseo virtual en la nueva web del Museo Arqueológico de Ibiza
Mar 21, 2020 Ξ Deja tu comentario

Paseo virtual en la nueva web del Museo Arqueológico de Ibiza

posted by Vicente

Por @vicent_mari      Aquellos interesados en el patrimonio arqueológico de Ibiza y Formentera están de enhorabuena. Recientemente se ha conocido que la nueva web del Museo Arqueológico de Ibiza y  Leer más »

Curiosidades e Historia

¿Los ovnis apagaron el faro de sa conillera?
Feb 15, 2020 Ξ Deja tu comentario

¿Los ovnis apagaron el faro de sa conillera?

posted by Vicente

Por Cristina Amanda Tur, diariodeibiza.es      La primera vez que los medios registraron el avistamiento de un platillo volante en Balears fue en marzo de 1950. Sin embargo, no sería  Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ siete = 12

Buscar

Publicidad

Booktrailer

FB Like Box

Publicidadd

Ibiza lo tiene todo

Mennta en las redes

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Recent Reviews

Formentera, la última frontera del paraíso
0

Formentera, la última frontera del paraíso

Por Vicente Marí      Formentera es conocida en todo el mundo. Su fama supera todas las fronteras.  Deportistas, cantantes, estrellas de Hollywood, modelos, políticos, ricos empresarios… famosos y anónimos, son muchos  Leer más »

Jun 30, 2014 Ξ Deja tu comentario

Agenda

Los dinosaurios del Jurásico llegan al recinto ferial

Los dinosaurios del Jurásico llegan al recinto ferial

Por @vicent_mari      Desde este próximo sábado día 9 hasta el domingo 17 de este mes, por primera podremos disfrutar de una exposición totalmente diferente de lo que hemos visto  Leer más »

Abr 6, 2016 Ξ Deja tu comentario

Cartelera

Destacados de la semana

Snorkel en Ibiza y Formentera

Snorkel en Ibiza y Formentera

Por @vicent_mari      Todo el mundo sabe que es el snorkel. Es una forma de buceo a poca profundidad o a nivel de superficie empleando unas gafas de buceo y  Leer más »

Ago 10, 2016 Ξ Deja tu comentario

Entrevista

«El público pasará un buen rato con esta película»

«El público pasará un buen rato con esta película»

Por @vicent_mari      Jose Ignacio Ricarte, (Zaragoza, 1972) médico y director, esto último en sus ratos libres, vuelve a los focos de la actualidad cultural de Ibiza un par de  Leer más »

Jun 13, 2016 Ξ Deja tu comentario